domingo, 27 de noviembre de 2016

COCIDO GALEGO

Nuestro Cocido Gallego, porque en general, es esta zona aunque los ingredientes no varían mucho, la preparación y cocción no siempre es la misma. Para nosotros el secreto, aparte siempre de la materia prima, está en cocinar todos los ingredientes en la misma agua, aunque en tempos diferentes, lo que realza el sabor del plato al final.


Ingredientes: 1 kilo de jarrete de ternera, 1 oreja de cerdo, 1 rabo, un buen trozo de lacón, 2 tiras de costilla de cerdo salada, 1 pollo campero, 4 chorizos, 1/2 cacheira, 1 repollo de verdura o 1kilo y 1/2 de grelos ( lo que más apetezca ), 2 patatas por persona, 1/4 kg. de garbanzos.


Preparación: Con 24 h. de antelación, se pone en remojo, el lacón, la costilla salada, la oreja, el rabo, la cacheira (morro del cerdo) y los garbanzos. Tres horas antes de comer más o menos, en una olla grande se pone agua a hervir con todos los ingredientes (los garbanzos los meto en una bolsa para que se cuezan juntos), excepto las patatas, verdura y los chorizos. Dejo que todo se vaya cociendo y voy sacando para una tartera lo que va estando primero, como el pollo (previamente cortado en 4 partes) y así sucesivamente hasta que todo está en su punto.


A continuación a ese mismo caldo le agrego la verdura o grelos, las patatas y encima los chorizos y a la hora y media más o menos estará cocinado todo; entonces, vuelvo ya con la cocina apagada, a meter todo lo que había reservado en la tartera y lo dejo un rato. Es ya la hora de la presentación y como un rito ancestral comienzo a cortar todo en trozos separando en las fuentes el cerdo de la ternera; la verdura con las patatas va en bol aparte y en otro los garbanzos.

Con los sobrantes se pueden preparar croquetas, con el agua del caldo nos saldrá si le incorporamos fideo una sopa exquisita, también podemos aprovechar para hacer una ropa vieja y por supuesto nos queda un caldo maravilloso que nos solucionará un primer plato.




jueves, 24 de noviembre de 2016

LURAS Á ROMANA (calamares a la Romana)

Existen diversas variantes de cómo preparar este rebozado, en algunos casos se añaden otros ingredientes o se cambia el tipo de harina. Nosotros hoy nos vamos a centrar en la versión más clásica del mismo, que seguro os resultará muy fácil de preparar.


Tiempo de elaboración: 30 – 45 minutos
Raciones: 2 comensales

Ingredientes

  • 2 calamares medianos o 250 g de calamares en anillos
  • 150 g de harina
  • 1 huevo (2 si son pequeños)
  • 1 limón
  • Aceite de oliva

Elaboración paso a paso

  1. En primer lugar limpiaremos los calamares y los trocearemos para que nos queden unos anillos de aproximadamente centímetro y medio de grosor. Si utilizáis anillos de calamares ya cortados este paso os lo ahorrareis. Por otro lado al trocear nosotros mismos el calamar, yo separo los tentáculos del animal y los reservo para elaborar otros platos, cómo por ejemplo un arroz.
  2. Una vez tengamos listos los anillos los ponemos en un plato con el zumo de un limón. Mientras preparamos dos platos para preparar en rebozado. Por un lado ponemos en uno de ellos la mitad de la harina, para ir añadiendo en caso de necesitar más. En el otro plato pondremos el huevo batido. Dispondremos los platos sobre la mesa de trabajo para crear una cadena y rebozadlos fácilmente.
  3. Cuando vayamos a comenzar a rebozar podemos colocar una sartén con abundante aceite a calentar a fuego medio, para que el aceite este muy caliente en el momento de freír. Comenzaremos a rebozar nuestros anillos de calamar, primero pasándolo por harina y posteriormente por huevo.
  4. Una vez tengamos todos los calamares rebozados llega el momento de freírlos. Para ello introduciremos en la sartén que previamente hemos puesto a calentar, los anillos de calamares. Intentaremos no incorporar muchos a la vez, pues por un lado se nos pueden pegar unos a otros y por otro la temperatura del aceite bajaría demasiado y no se freirían correctamente. Una vez bien dorados los sacaremos y dejaremos escurrir en un plato con papel de cocina.
BOCATA DE LURAS Á ROMANA

lunes, 14 de noviembre de 2016

Festa do Magosto

En esta fiesta la castaña y el fuego se unen para celebrar la llegada del otoño. Tiene un significado especial en Galicia, por su origen celta y por su relación con el Samahaim, el día en el que los celtas encendían su primer fuego.



 Aquí en Galicia, se celebra entre los días 1 de noviembre  y el 11 de noviembre,  porque en esta época es justo cuando las castañas empiezan a caer de los árboles.
La palabra magosto significa “hoguera para asar castañas”. Se cree que la palabra procede del latín Magnus Ustus, gran fuego. En esta celebración el fuego es el homenaje a uno de los frutos típicos del otoño, la castaña.

El día de la celebración la gente sube al monte en grupo y se preparan hogueras para asar las castañas y celebrar la llegada del otoño. Además, se suelen organizar juegos tradicionales, contar chistes o cualquier tipo de actividad en grupo para festejar el Magosto.





Las castañas

El producto estrella del otoño tenía que ser el protagonista por excelencia de la fiesta del magosto. La tradición de Galicia ha estado siempre estrechamente vinculada a la castaña. Los soutos y los ourizos forman parte del paisaje de la comunidad, pero este fruto ha sido además decisivo en la historia y la economía de Galicia.




Fueron los romanos quienes introdujeron el árbol en el territorio y hasta el descubrimiento de América fue un producto fundamental de la dieta de los gallegos. Además, su exportación jugó en papel fundamental en el tejido de la comunidad.
Con la llegada de las patatas, la castaña pasó a consumida por las clases menos favorecidas, pero recientemente la cocina groumet le ha dado su lugar. Sin embargo, el magosto siempre ha homenajeado a las castañas.
 La forma más tradicional de prepararlas, asadas. Y si el menú se completa con chorizos del país y vino tinto de la nueva cosecha, mejor que mejor.

Moviles