martes, 31 de enero de 2017

Mariscos Gallegos

Hablar de gastronomía gallega es pensar inmediatamente en el pescado y el marisco. Y es cierto que en Galicia podemos encontrar productos del mar realmente sabrosos y con precios equilibrados. Y cada una de las especies tiene una historia y unas características que a veces no conocemos y que son realmente curiosas. Así que esta semana vamos a hacer un repaso a algunos de nuestros mariscos y pescados.


Comenzamos por las almejas, ese suculento molusco, muy habitual en Galicia, y que se cultiva en España desde mediados del siglo pasado. Es un animal longevo, ya que algunas especies muy concretas pueden vivir hasta 200 años. Pero eso sí, al igual que el pulpo o el calamar, es sorda, no emite ningún sonido y no tiene sentido del gusto.

Uno de los crustáceos más populares es el Buey de Mar, el cangrejo europeo de mayor tamaño. Su composición es muy similar al cangrejo. Pero hay que aclarar que más del 90% del buey que se comercializa en nuestros mercados procede de Francia y Reino Unido.


El centollo es nuestro marisco estrella y quizás el más asociado con Galicia. La especie gallega se caracteriza porque su caparazón está cubierto por algas y esponjas, para ocultarse de sus posibles depredadores. Nuestro centolllo mide en torno a los 20 cm, pero en Japón llegan a alcanzar los 60 cm.




En cuanto al mejillón, es curioso saber que la especie más abundante en las costas gallegas, casi la única, es el Mejillón Mediterráneo, una especie invasora que desplazó de nuestro litoral al mejillón común. Dato interesante es que los filamentos con los que se sujetan a las rocas son tan fuertes que se pueden usar incluso para tejer ropa.

La navaja vive en túneles en la arena que pueden llegar a medir hasta 50 cm de profundidad. De hecho, una forma para pescarlas es poner un puñado de sal junto al agujero exterior y enseguida sale la navaja. Son distintas del longueirón: éste tiene la concha recta y la navaja la tiene curvada.


El percebe tiene una historia simpática y es que hasta la Edad Moderna, se creía que algunas especies de gansos eran la metamorfosis de los percebes, y por esa razón era una de las formas de burlar el ayuno de carne en la Cuaresma, cuando sólo se podían comer mariscos y pescados. De la peligrosidad de su captura, no hace falta hablar, ya que es de sobra conocida, ya que sólo se reproduce en acantilados con fuerte oleaje.

Del pulpo se puede destacar su inteligencia y su gran memoria. Distinguen colores y formas y son capaces de recordarlas durante más de dos años. Tienen nada menos que tres corazones.



La vieira además de símbolo del peregrino del Camino de Santiago (pues era la prueba de que habían llegado al final del viaje), se identificó en muchas culturas con la buena suerte, la fecundidad, el nacimiento y la regeneración. La vieira gallega se distingue de la francesa y de la bretona por tener un color más intenso con tonos violáceos y por tener la valva superior casi plana y sus bordes ondulados que no encaja con la inferior.

El milagro de Bouzas - O milagre de Bouzas



Mientras la travesía de los restos del Apóstol Santiago tocaba a su fin y sus discípulos desembarcaban en Galicia, se celebraba en Bouzas la boda de dos jóvenes.

Uno de los juegos de la celebración consistía en que unos hombres a caballo arrojaban sus lanzas al aire y galopando intentaban recogerlas antes de que éstas cayesen al suelo.

La mala fortuna del recién casado hizo que su montura desobedeciese, adentrándose en el mar, tras la barca del Apóstol. Pero el novio y su caballo salieron del agua a la superficie recubiertos de conchas de vieira, por ello, desde entonces, todo peregrino camino de Santiago, lleva en su sombrero una concha de vieira.

sábado, 21 de enero de 2017

Los Faros más conocidos de Galicia


El más popular de todos, el más antiguo del mundo y  Patrimonio de la Humanidad es la coruñesa Torre de Hércules, el faro romano que sigue iluminando el paisaje más turístico de A Coruña.
Fue construido en  el siglo II por los romanos como faro de navegación, pero reconvertido en fortificación en la Edad Media y restaurado por el arquitecto Amaro Antune en el año 1692.
Fue el rey Alfonso X El Sabio, en su “Crónica general”, quien atribuyó a Hércules su fundación, porque era el “mito que venció a las tinieblas, al mal y a la muerte”.
Otro faro muy conocido es el de Cabo Vilán, tanto por estar emplazado en una zona donde se produjeron más de cien naufragios como por la belleza de su entorno. Posee un record: el de haber sido el primer faro de España en utilizar la electricidad para su linterna. Esto sucedió en 1896, el mismo año en el que se iluminaba con luz eléctrica, en Nueva York, la estatua de la Libertad.
Torre de Hércules



Faro de Fisterra

Más famoso aún que el Vilán es el Faro de Fisterra, entre otras cosas porque es final de ruta para gran parte de los peregrinos que hacen el Camino de Santiago. Aquí, creyeron los romanos encontrar el fin de la Tierra y aquí siguen los peregrinos rituales tan antiguos como la propia tradición xacobea, que terminan cuando el sol se acuesta en el horizonte atlántico. Al de Fisterra, la luz eléctrica no llegó hasta 1931.

Faro de Rebordiño
Este elegante a la par que discreto faro está situado a apenas un km al oeste de la villa de Muros, en la carretera que lleva hacia Carnota. Y digo discreto porque en las ocasiones en que transité por esta vía nunca reparé en él. Aunque conste que está situado en una curva, y al dejarlo a mi derecha no es nada fácil verlo. Tienes que saber que está ahí, pero también lo descubres si haces el recorrido para entrar en Muros y no para salir, como solía hacer yo.
Faro de Punta Nariga

Hoy en día, en algunos casos, la linterna de nuestros faros alumbra alimentada por la energía solar, como ocurre en Punta Nariga, donde se eleva el faro más moderno de Galicia, diseñado por el arquitecto gallego Cesar Portela y construido en 1994. Este faro está próximo a la aldea malpicana de Barizo y es todo un referente de la integración de la arquitectura en el paisaje natural. El edificio de 50 metros de altura soporta una linterna que alcanza las 20 millas. Es de diseño avanzado con forma de casco de navío y rematado con una escultura modelada en bronce a modo de mascarón de proa.


Faro de Touriñan
Si te animas a seguir el trayecto de los faros, de punta en punta y de cabo en cabo,  conocerás lugares tan mágicos como el Roncudo, la Punta da Laxe o Touriñán, del que dicen los marineros es el punto más occidental de Europa.
Faro de Punta Candieira
El faro de Candieira, situado en el cabo del que toma su nombre. Data de 1940 y se compone de una torre octogonal, en la que se encuentra el faro, anexa a la vivienda del torrero. 
El edificio está construído de tal forma que parece que cabalgara sobre los farallones, unos impresionantes acantilados de roca cortada en vertical que definen su entorno y que se funden, por el norte, con los de A Capelada. A los pies del faro los enormes bloques desprendidos de la ladera dan fe del ímpetu de la olas y de la crudeza de los temporales.
A 7 km de Cedeira encontramos este magnífico lugar digno de visitar, Punta Candelaria (Candieira en gallego); situada entre la Punta Valteira y Felgueira sobre la cual se ubica el faro. 
En el Monte Purrido comienza un impresionante descenso, que se debe hacer con precaución marcado por diez curvas en forma de lazo hasta llegar al faro. Desde este lugar lejos de toda civilización urbana se contemplan los islotes próximos, así como los acantilados.Es una zona muy ventosa. Visita obligada e inolvidable.
Faro de Estaca de Bares
El faro de Estaca de Bares es un faro localizado en la Estaca de Bares, municipio de Mañón ((provincia de La CoruñaGaliciaEspaña), situado a 101 metros de altura. Es el faro más septentrional de todos los situados en la Península Ibérica. Está emplazado en una meseta llamada Ventureiro, sobre un montículo que se prolonga en la llamada "punta de la Estaca de Bares", de la que recibe el nombre la que es la frontera imaginaria donde se unen el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico.
La torre tiene una altura de 33 metros; la luz del faro tiene un alcance de 25 millas náuticas y está en funcionamiento desde el 1 de septiembre de 1850. En el año 1939 se instaló un radiofaro.
Desde 1993 depende de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao.

ESTACA DE BARES
Finalizamos esta ruta en el Faro de Estaca de Bares en Mañón, donde el Océano Atlántico se convierte en Mar Cantábrico. Es uno de los mejores puntos de observación de aves de Europa y el lugar más septentrional de la Península.



lunes, 16 de enero de 2017

Arroz con Bogavante

El arroz con bogavante es una exquisita receta tradicional de la gastronomía española, sobre todo de las zonas costeras. Es un plato de preparación muy parecida a la paella, y se puede servir tanto con el arroz caldoso como con el arroz más seco. 

El bogavante es un marisco saludable que contiene ácidos grasos omega que ayudan a reducir el riesgo de tener problemas cardíacos. Es rico en vitaminas y además aporta muchos minerales a nuestro organismo. Las calorías del marisco por norma general suelen ser bajas, esto lo convierte en un alimento bastante interesante dietéticamente. 




Ingredientes:

- 200 gramos de arroz tipo bomba
- 150 gramos de tomate triturado
- 800 ml de caldo de pescado
- Un pimiento rojo pequeño
- Un bogavante mediano
- Dos dientes de ajo
- Una cebolla mediana
- Una cucharadita de pimentón dulce
- Varias hebras de azafrán
- Sal
- Pimienta negra molida
- Aceite de oliva virgen


Preparación:

El arroz con bogavante En caso de emplear un bogavante vivo lo mejor es comprarlo el día que se vaya a preparar, para que así esté lo más fresco posible, y si vamos a emplear un bogavante congelado, habrá que descongelarlo previamente. 

Además de esto vamos a comenzar preparando el resto de ingredientes, así que pelaremos una cebolla no muy grande y la picamos lo mejor posible. Lavamos el pimento, le quitamos las semillas y lo picamos igual que la cebolla. Los dientes de ajo los laminamos bien finos tras pelarlos. En cuanto al tomate triturado, podemos triturar tomates naturales, algo aconsejable si tenemos unos buenos tomates, lavándolos previamente, pero si no disponemos de unos buenos tomates entonces podremos emplear tomate triturado de lata, que no es mala opción en este caso. El caldo de pescado se puede hacer previamente o comprarlo ya hecho, hazlo como prefieras. 


Con todos los ingredientes ya preparados procedemos a trocear el bogavante, lo cual haremos con un cuchillo grande bien afilado. Cuidado con las pinzas, aunque suelen estar cerradas con la ayuda de unas gomas. Colocamos el bogavante bocarriba y clavamos el cuchillo en la parte de atrás de la cabeza, y la cortamos en dos mitades a lo largo. Después cortamos y separamos la cabeza del tronco, y este último lo troceamos en rodajas, lo que haremos fácilmente gracias a las anillas que tiene el mismo. Es interesante aprovechar el jugo que suelta el bogavante para añadirlo al arroz, ya que le dará muy buen sabor. 

Y comenzamos ya con la elaboración del arroz con bogavante, para lo que vamos a necesitar una paella o cazuela de tamaño adecuado, que pondremos a calentar a fuego medio y con un chorreón de aceite de oliva virgen. Una vez el aceite esté caliente vamos a echar el ajo picado junto a la cebolla y el pimiento bien troceados, con un poco de sal por encima, y sofreiremos a fuego medio durante unos 6-8 minutos, hasta que se pochen bien tanto la cebolla como el pimiento, removiendo para que se cocinen bien por todos lados. Agregamos a la cazuela las dos mitades de la cabeza del bogavante y las rehogamos un par de minutos junto al sofrito. Si quieres puedes añadir las pinzas, a las cuales les damos unos golpes para romperlas, y que se cocinen bien por dentro. 

Echamos el pimentón dulce, lo removemos para mezclar y cuando se haya cocinado un minuto o dos entonces echamos el tomate triturado a la paella o cazuela, bajamos a fuego suave, salpimentamos bien y mezclamos bien para dejar que el tomate se cocine y se reduzca unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Vamos a esperar a que el tomate se espese cuando se haya evaporado su agua, y entonces echamos el arroz, el cual os recomendamos que sea de grano redondo, tipo bomba, el cual vamos a rehogar un poco a fuego medio para que vaya tomando los sabores. 

Vertemos después el caldo de pescado, que habremos calentado previamente, con unas hebras de azafrán disueltas en el mismo, de forma que el arroz quede bien cubierto con el mismo, y cuando empiece a hervir lo mantenemos a fuego más bien suave hasta que quede bien hecho, lo que llevará entre 15 y 20 minutos más o menos. Con la cantidad de caldo indicado nos debe quedar un arroz más bien seco, pero si te gusta que quede un arroz caldosito deberás agregar un poco más del mismo. Controla siempre que la cocción del arroz es la adecuada antes de retirarlo del fuego, y si va necesitando más caldo, agrégalo poco a poco. 

Cuando quede poco para que el arroz esté en su punto vamos a agregar la cola del bogavante troceada, bien repartida por el arroz, y dejamos que se cocine, lo que no va a llevar demasiado tiempo, ya que queremos que queden jugosos. Al acabar dejaremos unos últimos 5 minutos de reposo, mientras preparamos la mesa, y después ya podemos apartar para comer en caliente este exquisito arroz con bogavante, que verás cómo es un plato que te va a encantar repetir en más ocasiones. 

domingo, 15 de enero de 2017

Diaño


El diaño a veces llamado diantre, es un espíritu o duende burlón de la mitología gallega y asturiana, parecido pero no igual que el martinico castellano.

Adopta la figura de caballo, de vaca, de carnero o de cualquier otro animal, incluso de bebé humano, y despliega su actividad durante la noche, asustando al caminante desnortado o soprendido por la noche que anda a deshora, y desorienta al campesino que busca el ganado perdido, incordia al molinero que maquila a la luz de la luna o se burla de los mozos que regresan tarde de la fiesta.

Entre sus travesuras más comunes cabe citar la del burro blanco que se ofrece como montura al caminante y que una vez montado crece y crece sin cesar, el caballo que después de una galopada infernal devuelve al jinete al mismo lugar de donde partió, le arroja de cabeza al río o le quema los pantalones; el cabritín aterecido de frío que una vez llevado a casa y secado al lado del fuego se burla de su benefactor; el perro negro que persigue al caminante; el sapo que corre más que el caballo y su jinete; el bebé que juega desnudo sobre la nieve... y un sinfín de ruidos, luces misteriosas y otros fenómenos inquietantes que atemorizan al caminante nocturno.

sábado, 14 de enero de 2017

Leyenda da Cova da Paralaia

Monte de PARALAIA ( Piedra de piedra ) es un monte de Moaña repleto de históricas fantásticas leyendas en donde se dice que hay una cueva que se convirtió en un pozo , lleno de tesoros con pasadizos subterráneos que llegan la playa de Darbo, a la de Meira y a la cova de a Lontra en Tirán. 

Cova da Paralaia
  La Leyenda :
El monte de A Paralaia está plagado de tesoros y de encantos, de mouras y mouros que aparecen y desaparecen, de piedras con pilas que se llenan y se vacían con la marea.

A Pedra do Mediodía, que está hendida, son dos hijas del rey de Provenza. El mozo que les quiso hacer el favor de desencantarlas se asustó cuando se transformaron en dos serpientes enormes, y, al decir:


¡Válgame la virgen del Pilar!, dejó el trabajo a medio hacer.

No se sabe dónde estaba la Cova da Paralaia (cueva de A Paralaia).

Hay testigos que la describen como de amplia entrada, unos dos metros de altura, dos escalones de bajada y amplio recibidor abovedado en el que confluí­an cuatro o cinco galerí­as.Para hacerse rico, hay que entrar en ella a las doce de la noche de San Juan.


Saldrá entonces una vieja moura con su manto de oro. Diciéndole “Pipar do saco” (“Pimplar del saco”), lo da todo.

Esa misma noche, a la misma hora, se peina a la vista una princesa moura que también puede dar tesoro, como también lo da el mouro encantado que vive allí­ si se hace lo que manda. Hay que ir por la mañana temprano y llevar un saco. Él saldrá en figura de cobra y hay que meterlo en el saco.



También se cuenta que en el año 1895 llegó un mouro a la puerta de la dueña del pazo de O Rosal y pidió prestado un carro con sus bueyes y dos criados, pues tení­a que ir a la cueva de la moura Paralaia.

Solamente entró el mouro en la cueva. Llovió, tronó y a la media hora salió el mouro con una figura de santo al hombro. La pusieron en el carro y la llevaron hasta la playa de A Xunqueira. El mouro se puso encima de la figura del santo y desapareció.

Justo un año después recibió la dueña del pazo un paquete con un pañuelo de seda roja y unas letras, muy agradecidas por todo, invitándola a que pusiera el pañuelo donde más le complaciese.

La dueña del pazo, la señora Mona, lo puso por velo en un nogal, pero al dí­a siguiente el árbol desapareció.


Desde la Cova da Paralaia se puede ir por subterráneo hasta Meira, hasta Darbo o a la Cova de A Lontra en Tirán. Allí­, a los huecos de las peñas, llega el agua del mar cuando sube la marea, lo que aprovecha una princesita moura, muy bonita, de largos cabellos dorados, vestida de blanco con su palangana y su peine de oro para el aseo. Quien le tire una piedra y le haga sangre, tendrá mucho oro.


Lo que si hay que decir que la sierra DO MORRAZO es uno de los sitios con las vistas mas bonitas de a nosa Galicia,  el mismo Martín Sarmiento, se sorprendió de las vistas y dijo:

Os olhos se fartan ( Los ojos se hartan )
con tanto recreo ( con tanto recreo )
de terra, de verde ( de tierra, de verde )
de mar e de ceo. ( de mar y de Cielo .)


martes, 10 de enero de 2017

"MEIGAS" Lenda ou realidade?

Las meigas son mujeres adoradoras del diablo y que con sus ritos pueden hacer maleficios.
Esta superstición obliga a una serie de ritos muy especiales para ahuyentar posibles peligros: guardar una herradura en el hogar, tras la puerta de entrada, o llevar consigo un diente de ajo, una castaña pilonga o varios objetos que libren del mal de ojo u otros hechizos.




Tipos de meigas

Se dice que hay un gran número de ellas, cada una con diferentes poderes:

Meigas chuchonas (o chupadoras): son las más peligrosas, y se presentan con distintas caras o transformadas en vampiros e insectos, como abejorros. Chupan la sangre a los niños y les roban los untos (grasa corporal) para ser empleados en la elaboración de ungüentos y pociones.

Asumcordas o brujas callejeras: espías de las gente y vigilantes de quienes entran y salen de las casas.
Marimanta: es la meiga del saco, roba niños y los hace desaparecer.

Feiticeira (Hechicera): viven cerca de los ríos y riachuelos, aunque anciana, su aspecto no repele, posee una voz muy bella que con sus cantos hipnotiza a los chicos que se acercan al río y hace que se vayan metiendo en el río, donde al fin se ahogarán.

Lavandeira: esta meiga sorprende al caminante que pasa por un lavadero, invitando a este a que la ayude a escurrir las prendas que lava, tintas de sangre todavía tibia, a consecuencia, según se dice, de un mal parto. La persona ha de tener cuidado de torcer la ropa en el mismo sentido que ella, porque de lo contrario, la desgracia caerá sobre su casa.

Lobismuller (mujer loba): tienen que haber nacido en Nochebuena o Viernes Santo, o bien ser la séptima o novena de una familia donde todas las hijas son mujeres.

Vedoira: es esbelta y agradable en el trato. Posee facultades adivinatorias, y son expertas en contactar con el más allá para decir si alguien fallecido está gozando eternamente en el cielo o si aún penan en el Purgatorio.

Voladoira: vuela y hace piruetas acrobáticas en el cielo.

Cartuxeira: son meigas echadoras de cartas, que siempre aciertan en sus vaticinios.

Agoreira: estas meigas envejecen prematuramente, pero viven muchísimos años.

Dama de castro: estas meigas viven bajo castros milenarios o bajo tierra en un castillo de cristal, llevan siempre un largo vestido blanco de cola y siempre atienden a solicitudes de la gente. Ya que goza de bienestar y fortuna ningún tipo de halago o favor sirven para recibir de ella consejos o regalos; al contrario suele aparecerse a personas afligidas por alguna situación difícil de su vida, y a esas personas otorga sus favores.



Métodos para protegerse de las meigas

Para defenderse de ellas y de sus hechizos existen amuletos que pueden colocarse en las casas o colgarse del cuello del afectado. Estos son algunos de ellos:

  • Colocar una escoba vuelta del revés tras la puerta de la entrada
  • Llevar un diente de ajo, una castaña pilonga. Llevar una higa (mejor de azabache compostelano) colgada del cuello o unos cuernos de vacaloura (un tipo de escarabajo)
  • Tener en casa tierra bendita de los cementerios o ramas de laurel bendito el Domingo de Ramos
  • Buscar garras de fieras o dientes de lobo
  • Poseer en forma de varitas, colgantes o pectorales, trozos de azabache, ámbar y distintas piedras capaces de rechazar los venenos y encantamientos.
  • Tradicionalmente se cree que saltando la cacharela de San Juan tres veces o múltiplo de tres se espanta a las meigas.

Es muy popular la frase, "Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas ("Yo no creo en las meigas, pero haberlas, las hay"), que resume a la perfección el equilibrio del carácter gallego entre lo práctico, la incredulidad y el misticismo.
El meigallo es el hechizo que realizan las meigas. Un ensalmo muy común es "¡Meigas fóra!", que es acompañado del gesto de la higa.


 la meiga equivale a las fuerzas que quiebran la armonía de las partes con el todo, las que introducen el desorden, la enfermedad y la muerte. Aquélla suele asociarse a la altura, la luz y lo sagrado; ésta con lo ínfimo, oscuro y satánico, operando en la impunidad de su acción a distancia.





sábado, 7 de enero de 2017

Chocolate con Churros

Estos días de frío apetece tomar una taza de chocolate espeso y calentito con unos churros caseros espolvoreados con azúcar. El chocolate se puede hacer de varias maneras, yo suelo hacerla: Empleando chocolate en tableta que es el método tradicional. Aquí mis recetas, fáciles y tentadoras.



    1. Ingredientes para los churros caseros
    2. 1 litro agua
    3. 1 chorro generoso de aceite
    4. 1 pizca sal
    5. 250 g harina
  1. Ingredientes para el chocolate a la taza con tableta
  2. 1 litro leche
  3. 300 g chocolate para taza en tableta
  4. 15 g maicena (harina fina de maíz)
  5. a gusto Azúcar


  1. Elaboración de los churros caseros:
  2. Colocar el agua en una cacerola, llevarla a ebullición y añadirle el aceite y la sal.
  3. Verter la harina de golpe y mezclar con espátula constantemente hasta obtener una masa uniforme. Mantener en el fuego la preparación mientras se mezcla.
  4. Echar la masa en la mesada, rociarla con un poquito de aceite y mezclarla hasta que dicho aceite se integre a la masa.
  5. Armar los churros empleando una manga repostera o un utensilio especial para fabricar churros. Darles la forma deseada, alargada, con ondas o forma de gotas.
  6. Freir los churros en abundante aceite caliente hasta que se doren.
  7. Retirarlos y colocarlos en una fuente con papel absorbente para que queden sequitos y crujientes.

    Espolvorear los churros con azúcar.


    Elaboración de chocolate a la taza tradicional:
    1. Calentar la leche en una cacerola adecuada a fuego moderado. Reservar un poquito para disolver la maicena.
    2. Una vez caliente la leche, añadir el chocolate troceado y remover con cuchara de madera constantemente hasta que se derrita.
    3. Agregar la maicena disuelta en un poquito de leche, el azúcar y continuar removiendo hasta que espese ligeramente.
    4. Servir caliente acompañado de churros caseros.




Moviles