sábado, 21 de enero de 2017

Los Faros más conocidos de Galicia


El más popular de todos, el más antiguo del mundo y  Patrimonio de la Humanidad es la coruñesa Torre de Hércules, el faro romano que sigue iluminando el paisaje más turístico de A Coruña.
Fue construido en  el siglo II por los romanos como faro de navegación, pero reconvertido en fortificación en la Edad Media y restaurado por el arquitecto Amaro Antune en el año 1692.
Fue el rey Alfonso X El Sabio, en su “Crónica general”, quien atribuyó a Hércules su fundación, porque era el “mito que venció a las tinieblas, al mal y a la muerte”.
Otro faro muy conocido es el de Cabo Vilán, tanto por estar emplazado en una zona donde se produjeron más de cien naufragios como por la belleza de su entorno. Posee un record: el de haber sido el primer faro de España en utilizar la electricidad para su linterna. Esto sucedió en 1896, el mismo año en el que se iluminaba con luz eléctrica, en Nueva York, la estatua de la Libertad.
Torre de Hércules



Faro de Fisterra

Más famoso aún que el Vilán es el Faro de Fisterra, entre otras cosas porque es final de ruta para gran parte de los peregrinos que hacen el Camino de Santiago. Aquí, creyeron los romanos encontrar el fin de la Tierra y aquí siguen los peregrinos rituales tan antiguos como la propia tradición xacobea, que terminan cuando el sol se acuesta en el horizonte atlántico. Al de Fisterra, la luz eléctrica no llegó hasta 1931.

Faro de Rebordiño
Este elegante a la par que discreto faro está situado a apenas un km al oeste de la villa de Muros, en la carretera que lleva hacia Carnota. Y digo discreto porque en las ocasiones en que transité por esta vía nunca reparé en él. Aunque conste que está situado en una curva, y al dejarlo a mi derecha no es nada fácil verlo. Tienes que saber que está ahí, pero también lo descubres si haces el recorrido para entrar en Muros y no para salir, como solía hacer yo.
Faro de Punta Nariga

Hoy en día, en algunos casos, la linterna de nuestros faros alumbra alimentada por la energía solar, como ocurre en Punta Nariga, donde se eleva el faro más moderno de Galicia, diseñado por el arquitecto gallego Cesar Portela y construido en 1994. Este faro está próximo a la aldea malpicana de Barizo y es todo un referente de la integración de la arquitectura en el paisaje natural. El edificio de 50 metros de altura soporta una linterna que alcanza las 20 millas. Es de diseño avanzado con forma de casco de navío y rematado con una escultura modelada en bronce a modo de mascarón de proa.


Faro de Touriñan
Si te animas a seguir el trayecto de los faros, de punta en punta y de cabo en cabo,  conocerás lugares tan mágicos como el Roncudo, la Punta da Laxe o Touriñán, del que dicen los marineros es el punto más occidental de Europa.
Faro de Punta Candieira
El faro de Candieira, situado en el cabo del que toma su nombre. Data de 1940 y se compone de una torre octogonal, en la que se encuentra el faro, anexa a la vivienda del torrero. 
El edificio está construído de tal forma que parece que cabalgara sobre los farallones, unos impresionantes acantilados de roca cortada en vertical que definen su entorno y que se funden, por el norte, con los de A Capelada. A los pies del faro los enormes bloques desprendidos de la ladera dan fe del ímpetu de la olas y de la crudeza de los temporales.
A 7 km de Cedeira encontramos este magnífico lugar digno de visitar, Punta Candelaria (Candieira en gallego); situada entre la Punta Valteira y Felgueira sobre la cual se ubica el faro. 
En el Monte Purrido comienza un impresionante descenso, que se debe hacer con precaución marcado por diez curvas en forma de lazo hasta llegar al faro. Desde este lugar lejos de toda civilización urbana se contemplan los islotes próximos, así como los acantilados.Es una zona muy ventosa. Visita obligada e inolvidable.
Faro de Estaca de Bares
El faro de Estaca de Bares es un faro localizado en la Estaca de Bares, municipio de Mañón ((provincia de La CoruñaGaliciaEspaña), situado a 101 metros de altura. Es el faro más septentrional de todos los situados en la Península Ibérica. Está emplazado en una meseta llamada Ventureiro, sobre un montículo que se prolonga en la llamada "punta de la Estaca de Bares", de la que recibe el nombre la que es la frontera imaginaria donde se unen el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico.
La torre tiene una altura de 33 metros; la luz del faro tiene un alcance de 25 millas náuticas y está en funcionamiento desde el 1 de septiembre de 1850. En el año 1939 se instaló un radiofaro.
Desde 1993 depende de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao.

ESTACA DE BARES
Finalizamos esta ruta en el Faro de Estaca de Bares en Mañón, donde el Océano Atlántico se convierte en Mar Cantábrico. Es uno de los mejores puntos de observación de aves de Europa y el lugar más septentrional de la Península.



1 comentario:

Moviles