viernes, 14 de abril de 2017

LUGO

Lugo

El entorno natural de Lugo es maravilloso, el mar Cantábrico bordea su costa esculpiendo playas impresionantes como la gran conocida como la playa de las Catedrales, y también otras y no tan conocidas, casi vírgenes en las que se puede disfrutar de su arena blanquecina y casi fina. El resto de esta tierra es atravesada por aguas de diferentes ríos como el Miño, el Sil, el Ulla, el Neira y el Eo entre otros. Sus sinuosos cursos son culpables de panoramas increíbles en entornos naturales, bosques autóctonos y áreas recreativas salpicadas por todo el territorio provincial. Y qué decir de los contrastes entre sus valles y las altas cumbres de los Ancares, el Courel o la sierra de O Xistral. Las laderas de la Ribeira Sacra, tierra donde nace unos de los mejores vinos de Galicia con denominación de Origen, las lagunas o los cañones del Sil, un paisaje sorprendente e incomparable del que poder deleitarse en catamarán navegando por los conocidos mares interiores de Galicia.

Cañón del Sil.
Un verdadero paraíso natural en el que, además de habitar multitud de sp vegetales y animales, se esconde un patrimonio histórico y monumental que refleja nuestro pasado y conserva nuestras raíces. Castros y petroglifos de la prehistoria, murallas y construcciones de nuestra época galaico- romana entre las que resalta la muralla de Lugo, bimilenaria y delarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en el año 2000; castillos y fortalezas medievales e infinidad de edificios religiosos de auténtico valor artístico, como la Real Abadía de Samos o las catedrales de Lugo y Mondoñedo.

Muralla de Lugo
Precisamente, la mayoría de estos monumentos son el resultado de nuestra historia jacobea. La peregrinación de a Santiago de Compostela atraviesa esta provincia por tres rutas reconocidas com Patrimonio de la Humanidad, el Camino Norte, el Camino Primitivo y el Camino Francés. A las que hay que sumar otros tres itinerarios alternativos, el Camino del Mar, el Camino Norte y el Camino Sur. Todos ellos van dejando a su paso edificios llenos de arte en los que remomerar nuestra historia más olvidada. Son 800km de Camino en total que hacen que Lugo sea la provincia por la que más ruta jacobea transcurre.

Catedral de Santiago.
 Muchas son las visitas culturales y las de ocio que nos esperan, por ello, entre una y otra debemos reponer bien las fuerzas. Y Lugo no nos defraudará en ese sentido, su exquisita y variada gastronomía es buena prueba de ello. Sus platos típicos serán un buen motivo, sin duda, para repetir. Los establecimientos hosteleros de la provincia conocen bien sus manjares y gran parte de sus municipios cuentan con los productos típicos de cada zona. Imposible no probar el marisco, el pulpo o el bonito de Burela; las verduras, legumbres, carnes de raza autóctona ensalzadas con diversas indicaciones geográficas protegidas o denominaciones de origen como la ternera gallega, los grelos o la patata de Galicia, las habas de Lourenzá o los pimientos de Mougán; los quesos y los productos más dulces, cómo el queso de Arzúa-Ulloa o el queso de O Cebreiro y la castaña o miel de Galicia; y el buen vino con denominación de origen de las bodegas de la Ribeira Sacra, para regar bien todo. Un caldo, mayoritariamente de uva mencía, con tanta tradición y adeptos, que ya en la época romana era reconocido como el "oro líquido" del Sil. Se dice, ciertas leyendas confirman, que fueron ellos, los romanos, los que plantaron las primeras vides, idearon la distribución en escalera de los bancales y comenzaron a sembrar la popularidad con la que cuenta hoy en día.

Vitis vinifera. (Mencía).
Una riqueza gastronómica de la que no pueden presumir de otros lugares es que Lugo cuenta con un sinfín de fiestas y ferias dedicadas a homenajear y degustar cada producto de mil y una maneras. Son solo un ejemplo todas las que se celebran en el sur de la provincia, en la Ribeira Sacra, en honor a este vino.

Y es que de fiesta en fiesta podemos visitar toda la provincia, sobre todo, durante los meses de verano. La oferta lúdica es diversa y completísima, desde días festivos dedicados a la historia de Lugo, como Arde Lucus en la capital, a celebraciones religiosas como la Semana Santa de Viveiro; pasando por otras de origen etnográfico y cultural, como As San Lucas Mondoñedo, una fiesta con aproximadamente 860 años de historia, la más antigua de Galicia, o el san Froilán en Lugo, con las que prácticamente se da por finalizada la temporada festiva. Abrimos un amplio abanico de oportunidades para todos los gustos. Sea por un motivo u otro, el objetivo es dar a conocer la belleza y los productos que se hacen en esta tierra y la de nuestros antepasados.

Castillo de Pambre.
La provincia de Lugo es una caja de sorpresas, curiosidades, lugares inolvidables, naturaleza infinita, fiestas de los más variado y prodictos exquisitos... Es por todo esto por lo que merece la pena visitar Lugo aunque sólo sea una vez en la vida.

1 comentario:

Moviles